El Jetlag como enemigo del descanso

El Jetlag o cambio horario radical es un trastorno en el horario de las horas habituales de sueño, y es un tema cada vez más actual. Pero, ¿afecta realmente el Jetlag a nuestro sueño y, en general, a nuestro descanso habitual? Pues sí, así es, no es un buen amigo del descanso de nuestro cuerpo y nos quitara el sueño cuando lo necesitamos y nos lo dará cuando no lo deseamos. ¡Pero sabemos cómo arreglarlo para que dure lo menos posible! J

el descanso tras el jetlag

Este cambio de horario radical suele deberse a viajes en avión ya sea por periodos vacacionales o viajes de negocios. El cambio horario que supone un mayor trastorno en nuestro horario normal suele ser el debido a un vuelo desde Europa al continente americano. Digamos que podemos salir de Europa un lunes por a las 12 de la mañana y llegar a los Estados Unidos siendo de nuevo las 12 de la mañana, después de haber pasado 10 horas en un avión, dado el hecho de que en ese continente se usa un huso horario que puede situarse incluso 10 horas atrás de la hora en Europa.

Cuando esto sucede nuestro cuerpo toma su tiempo para acostumbrarse a esta situación. Los primeros días en nuestra llegada sufriremos insomnio por la noche y somnolencia durante el día y esto afectara nuestro rendimiento diario. La falta de descanso como ya sabemos produce un bajo nivel de rendimiento en las horas de trabajo, estudio o realización de cualquier otra actividad, bien sea un deporte o hobbies como un momento de lectura.

¿Cómo arreglamos esta situación? Pues es sencillo: combatir con lo que nos pide el cuerpo. En el caso del viaje que comentábamos anteriormente, al llegar al continente americano estaremos no solo cansados por el vuelo sino principalmente porque venimos de un huso horario en el que ya es hora de irse yendo a probar el colchón. Llegaremos y
nuestro cuerpo nos pedirá cama pero no se la daremos. ¡Son las 12 de la mañana y me toca estar despierto como un campeón! Debemos mantenernos en pie hasta la noche y marchar a la cama en el horario normal del lugar en el que nos encontramos, y así seguiremos haciendo hasta el momento en el que llegue el fin de semana (esto contemplando que no hemos aterrizado en fin de semana).

El fin de semana va a ser nuestro recuperador. Este es el momento en el que vamos a darle un gusto al cuerpo, contando con que tenemos tiempo libre durante ese fin de semana. Ahora permitiremos al cuerpo dormir tanto como se necesita, probar el colchón por un lado y el otro y abrazarse a la cama como el que más. Esto es importante, por muy vago que suene. Pasar un par de días dejándonos caer en el colchón o el sofá cuando el cuerpo lo pide nos arreglara el desajuste en el horario ya que recuperaremos esas horas atrasadas. A partir de ahí debemos volver al horario normal y podremos ver como dejamos de lado esos momentos de decadencia de energía durante el día.

Esperemos que esto os haya servido y que, lo podáis usar como consejo la primera o siguiente vez que os pase. Recordad: ¡combatir el cuerpo primero, para darle un gustazo luego y ajustarnos a nuestro horario de descansoJ!

www.colchoneskyrios.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.