¿Debemos girar nuestro colchón?

Hay colchones que pueden ser usados por ambas caras (la inferior y la superior). Estos deben ser girados y volteados. Este tipo de colchón cuenta con capas de acolchado en ambas caras y suelen ser de látex, viscoelástica o fibras naturales.

¿Por qué los giramos? Sobre todo para evitar que se apelmacen y para que mantengan su adaptabilidad, debemos voltearlos de arriba a abajo. Se deben voltear dos veces al año.

Muchos colchones tienen cara de verano que suelen ser más frescos como por ejemplo la viscoelástica, el gel, fibras…Y cara de invierno con acolchados gruesos que nos dan calor. Es necesario descansar sobre la cara correcta del colchón, cuando tengáis calor girad el colchón para dormir sobre la cara de verano y cuando sintáis frío hacer lo propio para colocar la cara de invierno.

Además de girar y voltear el colchón en el momento adecuado, es conveniente seguir otros pasos que nos ayudarán a mantener los colchones como nuevos. Es recomendable protegerlo con fundas protectoras transpirables e impermeables para evitar que el colchón se moje y penetren bacterias, polvo, ácaros. Es necesario también batearlo una vez al mes para que no se apelmace y dejarlo respirar antes de hacer la cama.

Si queréis un colchón en perfectas condiciones no olvidéis girarlo cada dos o tres meses. De esta manera, os ahorraréis tener que renovarlo antes de tiempo.

Si tienes alguna consulta, no dudes en contactar con nosotros a través del teléfono 961560631.

La receta del verano, ¡y a descansar bien frescos!

En estos días de verano… no os pasa que llegáis a casa acalorados, cansados por un día de duro trabajo y sin ganas de encender ni un fogón?
Qué mejor plan que llegar a casa, cena fresquita y rápida y un buen colchón en el que descansar?
Os recomendamos:
* ROLLITOS DE ESPÁRRAGOS BLANCOS CON SALMÓN AHUMADO*
+
¡¡Un colchón de gel, lo más fresco para el verano!!
dormir fresco en tu colchón
YYYYYYYYY A DORMIR FRESQUITOS..
NATURHOUSE MORATALAZ
Calle Corregidor Alonso de Tobar, 8 28030 – Madrid 91 328 41 01 // 607 727 730 

“Me levanto cansado en verano”

¿Tienes problemas en verano para dormir? ¿Te cuesta mucho dormir con altas temperaturas? Es normal, con la entrada del verano diversos factores como, principalmente, el cambio de hora o el aumento de las temperaturas hacen más difícil nuestro descanso nocturno. En las próximas lineas hablaremos sobre dormir en verano y os daremos unas pautas para conseguir un sueño más reparador y os sintáis más activos durante el día.

El cambio de hora establecido en marzo supone una alteración de ritmos en nuestro cuerpo que se adaptan a los horarios de luz. Esto produce dificultades para dormirse y sueño y falta de energía al despertar, sobretodo los niños suelen sufren esto los primeros días después del cambio. Esto se traduce en fatiga, cambios en el estado de ánimo, mal humor o trastornos digestivos.

En el otro lado, el aumento del calor y la humedad no facilitan el sueño y muchas noches nos mantienen desvelados durante unas horas hasta que conseguir conciliar el sueño. Esto nos produce, como antes hemos explicado, trastornos en nuestro estado de ánimo o disposición a realizar actividades.

Pero bueno, intentemos solucionarlo, hablemos de consejos.

Primeramente es muy importante nuestro ritmo de vida con lo que aconsejamos hacer ejercicio regularmente. Un apunte a tomar en cuenta es que el hacer deporte las horas previas a ir a la cama no es para nada aconsejable. No estaremos más cansados sino que nos será más difícil dormir debido a estar activos. Leer antes de dormir es otra de las actividades que podemos hacer regularmente para ayudar a quedarnos dormidos. ¡Aprovecha para leer ese libro que tienes a medias!

La circulación del aire en la habitación es un factor importante. Intenta tener al menos una ventana abierta para facilitar la aireación. 2 ventanas sería lo perfecto para crear una corriente de aire. Si tienes un ventilador sería conveniente usarlo las horas previas a irnos a la cama para facilitar el movimiento de aire en la habitación. Son muy aconsejables los de techo.

Para crear aire refrescante podemos usar técnicas muy interesantes como colocar una cubitera de hielo enfrente de un ventilador con lo que creamos el efecto “lago helado” que arrastra una corriente de aire frío cuando el viento sopla en nuestra dirección. Pero nunca apuntar con el ventilador directamente a nuestro cuerpo. Otra buena idea es colocar un cubo de agua en nuestra habitación para ayudar a nuestra mucosas a respirar.

Otros trucos para refrescarnos y bajar la temperatura de nuestro cuerpo son usar unos calcetines o una camiseta húmeda y siempre dormir con los pies fuera de las sábanas. Mantener nuestros pies frescos ayudará a que el resto del cuerpo se mantenga más fresco también.

¿Dónde dormimos? Pues bien, el aire caliente tiende a subir, con lo que si tenemos alguna habitación libre en los pisos inferiores de la casa no sería mal idea trasladarnos a ella durante los meses más calurosos de verano. Esto ha sido factor clave para muchas personas. Y, por supuesto, mantener la puerta del dormitorio abierta para recibir aire de las áreas comunes.

En cuanto a la cama es importante que esté levantada sobre un somier o base para facilitar la corriente de aire por debajo del colchón. Si usamos una colcha gruesa en invierno, en los meses de verano podemos apartarla de nuestra cama con lo que la base estará al descubierto y el aire correrá por debajo de la misma disminuyendo la temperatura del colchón. En cuanto a las sábanas o otra ropa de cama es importante que tengan bajo porcentaje de algodón, con alto grado de porosidad para facilitar la salida de la humedad.

El colchón es otro punto de inflexión. A la hora de comprar un colchón debemos comprobar que su superficie no está formada por un tejido demasiado compacto que obstruye la aireación. Si tu colchón se merece un cambio el verano es el mejor momento para hacerlo. Facilitará en gran medida tu descanso contrastando el aumento de las temperaturas. Podemos encontrar muy buenas ofertas en colchones online.

La alimentación, elemento crucial en el verano. Principalmente es importante no ingerir altas cantidades de calorías. El truco es comer alimentos con poco porcentaje de calorías en pequeñas cantidades distribuidas en diversas comidas a lo largo de la jornada. Por otra parte es de considerar no preparar cenas demasiado sólidas o no tomar café u otras bebidas con altos contenidos de cafeína antes de marcharnos a la cama. ¡Pero debemos mantenernos hidratados durante todo el día!

Y como último hablamos de las siestas. Está bien que nos echemos la cabezadita después de comer pero… ¡no quieras tener 2 noches durante el día! 🙂 Es aconsejable no dormir más de 20-30 minutos siguiendo una rutina y no engañando a nuestro cuerpo. ¡De esta forma estará más preparado para dormir cuando la noche llegue!

¡Esperamos ayudaros con estos consejos! Seguiremos recordándolos en nuestro facebook.

¡Que tengáis un buen comienzo veraniego y cuidado con el sol para aquellos que ya están por la playa!

Un saludo desde colchoneskyrios.es