La importancia del descanso en los estudiantes

Se acercan las etapas de fuerte estudio y trabajo duro en la escuela o la universidad y nos planteamos algunas dudas.

¿Cuánto debo de descansar por las noches? ¿Debo dormir siesta? ¿Qué importancia debo darle a mi descanso? ¿Se ve reflejado en mi rendimiento académico la falta de sueño? ¿Qué es prioritario?

Hoy vamos a tratar este tema: la importancia de un buen descanso en los estudiantes.

Con la llegado de los exámenes muchos estudiantes cambian su rutina diaria y su escala de prioridades, muchas veces cometiendo errores. El tiempo de estudio es importante, el tiempo de trabajo también, pero el tiempo de desconexión y descanso lo es aún mucho más. Intentemos cerrar los ojos durante 7 horas al menos.

No son pocas las historias de estudiantes que cuentan como su rendimiento académico descendió en caída libre después de recortar horas y horas de descanso, y como se vió altamente favorecido después de un cambio en la rutina dando mayor prioridad a las horas de sueño. En un principio, al ver que nuestro rendimiento baja entramos en un pensamiento negativo en el que pensamos que la única formas de mejorar nuestro performance es restando horas de sueño, esto lo único que favorece es un peor rendimiento y vernos inmersos en una onda de pensamiento negativo más profundo. ¡Cambia tu rutina!

Es de importancia clave saber cuando dar descanso a nuestra mente. Aún de mayor importancia en los niños. Todos tenemos días buenos y días no tan buenos con lo que si un día o una tarde no te encuentras en disposición de estudio o notas que tu mente está saturada, dale un descanso. No todas las personas asimilan los conocimientos al mismo tiempo y quizás tu mente necesita un día libre para poder almacenar más información y encontrar su energía de nuevo. Es importante elegir un día para olvidarse del estudio y divertirse. No disponer de estos momentos nos hace caer en errores tontos o sufrir una alta falta de concentración.

la importancia del descanso en el estudio

Por otra parte, intenta no utilizar las últimas horas del día para acumular nuevo conocimiento, haz lo contrario, intenta usar esas últimas horas para asimilar los conocimientos adquiridos durante el día.

En ocasiones nos cuesta mucho conciliar el sueño cuando entramos en la cama debido a la tensión y estrés acumulado durante el día y pensamos que es debido a que todavía no es hora de ir a la cama. No es así. No sólo debemos de marchar a dormir a una hora prudente sino también respetar unas pautas que favorecerán un descanso placentero, como pueden ser:

-Marchar a la cama diariamente en una misma franja horaria, de esta forma acostumbramos al cuerpo. Muy importante es también olvidarnos de los aparatos electrónicos o el estudio en los momentos previos al descanso. Intenta apartarte de esto y entrar en una fase de relajación una hora antes de ir a la cama.

Haz algo de ejercicio y toma un baño de agua caliente si lo necesitas para relajar tus músculos y mente. Pero nunca hagas ejercicios muy duros los minutos previos a la hora de dormir.

Tener la habitación ordenada nos ayuda a comenzar con la rutina en la mañana y nos hará conciliar el sueño antes, pensando que todo está listo para el día siguiente comenzar con energía  nueva.

-Disponer de un colchón en buenas condiciones. Este es uno de los factores más importantes. Un colchón en malas condiciones implica normalmente dolores de espalda en la mañana que se traducen en malestar general, lo que implica un mal comienzo en la jornada de estudio. Revisa tu colchón.

Respetar la alimentación. A menudoen época de exámenes no sólo recortamos horas de sueño sino también horas de alimentación, con lo que no respetamos las cantidades de nutrientes que debemos administrar a nuestro cuerpo durante el día. Por otra parte, es común ingerir altas cantidades de cafeína o estimulantes, causando efectos secundarios en nuestro cuerpo y alterando nuestro sistema nervioso, esto dificultará una rutina de descanso.

-En el estudio en verano, sobretodo, combatir el calor con estas pautas.

Y para terminar, ¡la siesta! No nos olvidemos de que, por muy españoles que seamos, 3 horas de siesta no favorecen el sueño nocturno de nadie, je je. Es bueno dormir algo de siesta, pero no largas horas. Lo ideal es entre 20-30 minutos. Después de esos 30 minutos estamos listos para echar a correr de nuevo. 🙂

¡Esperamos haber ayudado y que todos aprobéis!

Un saludo del equipo de colchoneskyrios.es